sábado, 1 de marzo de 2014

Leyenda del Martisor: el joven que se sacrificó para devolver el Sol.



El Martisor es un símbolo de la primavera, del retorno a la vida. Al principio, era representado por una moneda, luego se transformó en pequeñas piedras de rio pintadas en blanco y rojo, puestas en un hilo.
Una vez, el Sol bajó a un pueblo, tomando la imagen de un chico. Un dragon lo esperó y lo raptó, encarcelándole en un calabozo. El mundo se entristeció. Los pájaros ya no cantaban y los niños dejaron de reír. Nadie se atrevía a enfrentarse al dragón hasta que un día un muchacho valiente decidió ir a salvar al Sol.  Su viaje duró tres estaciones: verano, otoño e invierno. 



Al encontrar al dragón, que estaba en su castillo, empezaron a luchar. Se enfrentaron durante días enteros hasta que el dragón fue derrotado. Debilitado de sus poderes y herido, el joven liberó al Sol. El astro se levantó al cielo, haciendo que todo el mundo volviera a sonreír. Pero el valiente muchacho no llegó a ver la primavera. Su sangre caliente cayó en la nieve. 

Cuando la nieve empezó a derretirse, salieron unas flores blancas, las campanillas, los heraldos de la primavera. Incluso la última gota de sangre del chico se escurrió en la inmaculada nieve.

Desde entonces, los jóvenes  entrelazan dos borlas: una blanca y una roja. Los ofrecen a las chicas a quienes aman o a sus seres queridos. El rojo significa el amor por todo lo que es hermoso, que recuerda al color de la sangre del valiente chico. El blanco simboliza la salud y la pureza de la campanilla, la primera flor de la primavera.




El 1 de marzo, los rumanos tienen la costumbre de que los padres pongan en la mano o en el cuello de los niños una moneda para que tengan suerte durante todo el año y estén sanos. El Martisor se suele poner antes del amanecer. Hoy en día el Martisor se regala a los niños, chicas y mujeres, para proteger su ternura y sensibilidad.

Las chicas solían lavarse todo el año con el agua que quedaba de la nieve hasta el día de 1 de marzo, para ser siempre hermosas y sensibles.

Después de llevar durante 12 días el Martisor, la gente solía sacárselo y ponerlo en un árbol fructífero para que diera más frutas ese año. Se decía que si hacía buen tiempo durante aquellos días, toda la primavera sería soleada.




¡Feliz primavera!






18 comentarios:

  1. Una tradición muy bonita, no conocía su existencia
    ¡Gracias amiga, pasa buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita y comentario! Feliz primavera!

      Eliminar
  2. Hola Sandra,

    Muy interesante la leyenda! Hoy 1 de marzo es primavera...
    la tradición es muy bella.

    ¡Saludos y una buena entrada de entretiempo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que pases una bonita primavera! Un abrazo grande

      Eliminar
  3. Muy bonita la leyenda, pues este fin de semana está haciendo tiempo de primavera en Barcelona. O sea que aunque sea este fin de semana (dicen que las temperaturas bajarán la próxima) también nos hemos apuntado a esta leyenda tan hermosa ;D
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barcelona... como la echo de menos! Gracias por tu visita, Francisco. Yo lleve el martisor los primeros 8 días. Es una costumbre que me encanta y tambien se apuntaron ahora mi suegra y cuñada :)
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Que preciosidad de historia, me encantan las tradiciones de tu Rumania.besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isaboa! Es un placer verte por aqui. Un abrazo

      Eliminar
  5. preciosa leyenda
    gracias por compartirla un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  6. Qué bonita costumbre... para guardar la ternura y la sensibilidad... Muy hermoso.
    Saludos, linda semana para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco por visitarme y apreciar este post. Me alegra saber que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hermosa leyenda, Sandra. Esperemos que el Martisor nos ayude a encontrar la felicidad. Un abrazo y feliz primavera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala! Que pases una linda primavera! Un abrazo

      Eliminar
  8. en Catalunya tenemos una leyenda similar, la de Sant Jordi. no dejamos sano ni un dragón en nuestras leyendas. saludos!

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Alejandro, tenernos a Sant Jordi que mató al dragón, pero la aplicación de vuestra leyenda varia a la nuestra, representada en el regalo a las mujeres de rosas y a los hombres de libros. Me encanta como continuasteis en Rumania la tradición de vuestro valiente muchacho y el dragón, Besos

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Los dacios también celebraban el Martisor. La mayoría de nuestras tradiciones son de los dacios.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar